¡Hola! 👋🏻 Yo soy

Karina Taboelle

“Hay muchas malas razones para empezar una empresa. Pero solo hay una buena razón y creo que sabes cuál es: para cambiar el mundo”

– Phil Libin, fundador de Evernote.

Me presento 👩🏻‍💻

 

Tengo 34 años y soy venezolana 🇻🇪. Me encanta bailar salsa y leer. Jugué baloncesto profesional +10 años, y ahí aprendí a trabajar en equipo.

 

Mis padres, Covi y Roberto, llegaron a Venezuela muy pequeños y ahí construyeron una familia de 5 (yo la mayor). Ambos dueños de sus propia empresa, sembrando la semilla emprendedora.

Descubrí que el emprendimiento era mi pasión cerca de mis 26. Aunque pensándolo bien, desde mis 19 ya tenía distintas iniciativas. Diseñaba y vendía carcasas (covers) para Blackberry y para consolas de video juego por algún tiempo.


Estudié diseño gráfico, por aquello que se me daba bien dibujar en el colegio. Pero la verdad es que después de mucho estudiar, y trabajar, había algo con lo que me faltaba conectar.


Co-fundé mi primera empresa llamada Café con Leche en el 2012. Fracaso total, no duró mucho, lo que tardamos en firmar el registro mercantil y ceder luego las acciones. ¿La razón? Diferencias irreconciliables, se diría en un divorcio. 

La verdad, puntos de vistas muy distintos sobre un negocio.


En el 2012 participé en un evento que cambió mi vida, el Startup Weekend. Durante un fin de semana compartí con +60 emprendedores y mentores, creando y diseñado una idea de negocio de manera acelerada.


Ahí descubrí 3 cosas:

  • La adrenalina de emprender llena mi corazón.
  • El mentoring en un espacio transformador.
  • El diseño pasó a ser una herramienta, mas no mi profesión.


Años después me dediqué a encontrar mi rumbo. Estudié, participé en más eventos y conecté con el entorno adecuado.

En el 2015, co-fundé 4 Startups Venezuela. Una empresa de desarrollo tecnológico. Fue una experiencia increíble donde aprendí mucho de tecnología gracias a mi socio y mucha formación en gestión de proyectos, y clientes. Lo más importante es que durante estos años entendí que la tecnología era una herramienta, pero lo importante estaba en el negocio.,

En el 2016 reconocí, estudié y entendí a profundidad el mentoring y decidí conectar mi camino con esta práctica. Fundé Sperto, para apoyar al emprendedor desde una red de mentores.


Decidí buscar un mentor para vivir el proceso e impulsar mi desarrollo profesional. Encontré a mi guía, la persona que ha sido un ejemplo a seguir para mí, de la que he aprendido y quien me ha ayudado a acelerar mi proceso de desarrollo personal y profesional. Ese momento fue lo más cercano a una propuesta de matrimonio 😅 :

– KT: quería saber si quieres ser mi mentora.

– DdB: si, dale (eso fue todo lo que respondió).


Ese mismo año me convertí en facilitadora y coordinadora nacional de los programas de Techstars para Venezuela, acompañado más de 20 ediciones hasta el 2020 (Startup Week y Startup Weekend), apoyando a +15.000 emprendedores.

Esa conexión virtuosa entre el emprendimiento, mentoring y la tecnología me llevó a un nuevo camino, la Transformación Digital. Convirtiendo Sperto Business & Technology en una consultora especializada en este tema para apoyar a las empresas a cambiar su pensamiento y propuesta de valor, apalancándosela en las tecnologías para generar nuevas ventajas competitivas y así responder a los nuevos cambios del entorno.

La vida me trajo a Madrid 🇪🇸 a vivir y aprender de nuevas experiencias, y desde aquí estoy enfocada en apoyar el desarrollo de la empresarialidad para generar bienestar al talento interno, clientes, comunidad y entorno, apalancado en la tecnología como herramienta de valor.

 

Ahora cuéntame tú, ¿en qué puedo ayudarte? ✍🏻